Se habla mucho de los vehículos eléctricos y su auge cada vez mayor, pero el gas natural licuado tampoco se queda corto. En la línea de reducir la contaminación y mejorar la eficiencia, el gas natural licuado es una alternativa de gran interés como combustible para camiones y otros vehículos. Iveco recientemente batió un récord importante con uno de sus camiones con GNL de su flota.

El Iveco Stralis NP 460 logró hace unos meses batir el récord de conducción por carretera sin repostar. La autonomía de este modelo de camiones GNL superó los 1.728 kilómetros en carretera. El camión de Iveco, procedente de Londres, superó el récord de autonomía anterior llegando a Madrid sin repostar. El máximo logrado hasta entonces estaba cifrado en 1.600 km en total. Si existieran los Guiness en autonomía de camiones, este modelo se la llevaría, lo cual es muy interesante para el sector transportes.

Cabe añadir que las ventajas en términos de ahorro también son notables gracias al gas natural licuado. El consumo de GNL en el trayecto mencionado fue un 40% menor respecto a lo que habría supuesto un viaje de larga distancia con gasóleo. En términos económicos, se traduce en un ahorro de 233 euros por el trayecto total. Hay que tener en cuenta que el camión de Iveco remolcaba tres ejes con caja de un peso total de 30 toneladas.

Para el Medio Ambiente también son buenas noticias, ya que el motor de 460 CV del  Iveco Stralis NP 460 supone un 90% menos de emisión de NO2 y hasta el 15% de reducción de emisiones de dióxido de carbono. Además, en términos de contaminación acústica también mejora notablemente respecto a los vehículos de larga distancia propulsados por gasolina o gasóleo.

Esta noticia y los logros recientes de otros ejemplares de camiones con GNL demuestran que esta alternativa no solo es más ecológica, sino también más eficiente: gran rentabilidad para las empresas de transporte, así como para la economía en general.