El gas natural consiste principalmente en metano y se extrae de los pozos de gas o en combinación con la producción de petróleo crudo. Según se suministra a través del sistema de tubería, también contiene hidrocarburos como el etano y el propano, así como otros gases como el nitrógeno, el helio, el dióxido de carbono, los compuestos de azufre y el vapor de agua.

¿Qué diferencias hay entre el GNL y GNC?

Tanto el gas natural comprimido (GNC) como el gas natural licuado (GNL) son formas de hacer que el gas natural esté disponible cuando de otra manera no se podría emplear.

Gas natural licuado o GNL

Es un gas natural almacenado como un líquido súper enfriado, criogénico. La temperatura requerida para condensar el gas natural depende de su composición precisa, pero por lo general se encuentra entre -120 y -170 ° C. La ventaja del GNL es que ofrece una densidad de energía comparable a la de los combustibles de gasolina y diesel, extendiendo el rango y reduciendo la frecuencia de reabastecimiento de combustible.

Gas natural en forma de GNC

El gas natural comprimido permite concentrar el gas hasta el punto de ocupar un 1% de lo que supondría en la atmósfera en su presión normal. Normalmente se añade una sustancia a base de azufre al GNC para facilitar la detección de fugas. El gas natural es más ligero que el aire y, por lo tanto, normalmente se disipará en el caso de una fuga, lo que le otorga una importante ventaja de seguridad sobre la gasolina y otros combustibles.