Este mes de mayo en Europa hemos alcanzado un hito sin precedentes, pues el transporte propulsado por gas natural ahora tiene más fácil que nunca el repostaje. Mientras aparecen iniciativas como las carreteras eléctricas, el GNL también se abre paso como la solución más sostenible y rentable como alternativa al gasoil y la gasolina. Ya son desde este mes en total 207 gasineras en Europa totalmente operativas, que suministran más de seis mil camiones GNL a nivel internacional.

También las estaciones de gas natural comprimido o GNC siguen en ascenso, en total ya son 3.630 a nivel europeo. Otra alternativa al diésel que está creciendo es el biometano, en concreto Alemania tiene 44 estaciones que suministran 100% biometano, y en toda Europa 457 estaciones de GNL permiten repostar biometano combinado con gas natural, gracias a que el gas natural permite reemplazo progresivo por gases renovables como el biometano, así como el hidrógeno o el gas sintético.

Tras la Directiva 2014/94 / UE sobre combustibles alternativos en Europa, cada vez se toman más medidas en la línea de ir sustituyendo los vehículos y las estaciones de servicio por motores propulsados por gas natural y gasineras. En concreto, NGVA Europe y EBA (la Asociación Europea de Biogás) ya han diseñado una hoja de ruta hacia 2030. La previsión es que dentro de 11 años Europa cuente con 2.000 gasineras de GNL, en concreto la UE28, y que aumenten las estaciones de gas natural comprimido hasta alcanzar las 10.000 en el año 2030.