El Ayuntamiento de Madrid ha adquirido recientemente a su flota de vehículos 36 unidades de IVECO Stralis para la recogida de residuos urbanos. Esta medida del ayuntamiento de la capital tiene como objetivo reducir la contaminación, apostando por la movilidad sostenible, mediante los vehículos pesados propulsados por gas natural de la empresa automovilística del grupo CNH Industrial.

IVECO ya ha producido más 35.000 vehículos propulsados por esta energía. El modelo Stralis de la marca italiana IVECO tiene un motor cursor 8 propulsado por gas natural comprimido (GNC) con una potencia de 330 caballos y caja de cambios automática con ralentizador integrado.

Más allá de las ventajas que aporta el camión IVECO en cuanto a sostenibilidad y eficiencia, estos modelos incorporados en la flota del ayuntamiento de Madrid tienen algunas particularidades adicionales interesantes.

Se puede decir que la capital española está haciendo un giro notable hacia las soluciones más sostenibles en cuanto a movilidad. El gas natural está cogiendo fuerza, no solo porque se hace cada vez más necesario dar una respuesta al problema de exceso de emisiones. Además, porque se ha venido demostrando que otras soluciones como el vehículo eléctrico no son tan sostenibles como parecían.

El gas natural es para muchos la solución más rentable y sostenible a largo plazo como combustible alternativo. En España se le está dando cada vez más peso, con la creación de gasineras y la adaptación de flotas terrestres y de mar. Hoy en día en España hay 73 puntos de repostaje públicos de GNC y 46 de GNL, lo que le convierte en el país europeo con más estaciones destinadas a gas natural licuado, existiendo otras 66 estaciones de GNC y GNL en construcción.

En 2018 se matricularon en España un total de 5.745 vehículos a gas natural, lo que representó un incremento del 146% respecto al año anterior.