Desde que en el año 2017 la compañía naviera Balearia afirma haber reducido en total 1.300 toneladas de emisiones de CO2. ¿Cómo ha logrado semejante reto para la sostenibilidad? Gracias a su giro hacia el GNL o gas natural licuado, que igual que está demostrando ser beneficioso en camiones, furgonetas y vehículos ligeros, resulta también eficiente en para los barcos.

Balearia instaló en 2017 un motor auxiliar a gas natural en el barco de pasajeros Abel Matutes. Esta ha sido la primera experiencia de éxito en España con GNL para transporte marino.

El presidente de Balearia, Adolfo Utor, ha señalado que la empresa tiene un fuerte compromiso con tener una flota ecoeficiente. Los beneficios son para combatir el cambio climático, y también por motivos de salud para seres vivos e incluso los propios pasajeros.

Otros datos recopilados en el análisis del período incluyen aspectos de la instalación del nuevo motor de gas natural y su uso relacionado con la seguridad en la operación, la confiabilidad de la instalación, la eficiencia, los indicadores económicos, así como las emisiones y el ruido. El balance es muy positivo según los datos recogidos de esta experiencia.

“Además de este proyecto piloto, que valoramos muy positivamente, la compañía naviera ya tiene dos barcos que navegan con GNL, dos nuevas construcciones y la remotorización de cinco barcos más.”

Además, la presidenta del puerto de Barcelona, Mercè Conesa, ha destacado que el puerto de la capital condal es el primero en suministrar GNL a ferries de forma regular en todo el Mediterraneo.

“La calidad del aire es una prioridad para el Puerto de Barcelona y la promoción del gas natural licuado como combustible alternativo para barcos y camiones es precisamente un eje estratégico de nuestro Plan de mejora de la calidad del aire.”

El uso del GNL como combustible marino tiene ventajas para el medio ambiente en comparación con el motor diésel al que reemplaza: reduce el ruido ambiental en aproximadamente un 20%, las emisiones de CO2 en más del 20%, las emisiones de NOx en más del 80% y las emisiones de SOx en más del 90%.