Bélgica se ha involucrado en un cambio hacia el combustible ecológico, y uno de los efectos de este compromiso del país es la proliferación de gasineras en todo el territorio en los últimos años. Según un estudio reciente de la Comisión Reguladora de Electricidad y Gas (CREG), el gas natural tiene un papel que desempeñar en la ecologización de la movilidad de Bélgica.

Ejemplos claros de este giro de Bélgica hacia un fuel más ecológico

Con la apertura hace unas semanas de una nueva estación de servicio de gas natural comprimido en Knokke, DATS 24 ya cuenta con 63 gasineras en Bélgica. La compañía señala que se prepara para la apertura de 25 nuevas estaciones de gas natural para repostar en Flandes y Valonia.

Hace cuatro años que la empresa Enora, formada por ENGIE Electrabel, G&V Energy Group y la Agencia de Desarrollo Intercomunal de Picardía Valonia (Ideta), inauguró la primera. Esta estación de servicio de GNC se colocó en Valonia, en la ciudad de Tournai, dentro de Bélgica. Desde entonces, Valonia no ha parado de crecer en estaciones de gas natural, y actualmente ya tiene veinticinco gasineras.

Casi todos los demás proveedores de combustible han comenzado a construir instalaciones de gas natural en sus propias estaciones de servicio.

Otro ejemplo de avance belga hacia un combustible más verde fue la noticia de hace unas semanas, que anunciaba NGV Global News, indicando que Bidfood Flanders, parte de la compañía internacional de servicios de alimentos Bidcorp, compró ocho camiones de gas natural Scania P280.

El gas natural, presente y futuro en Bélgica y Europa en general

El gas natural, aliado de la movilidad sostenible, se encuentra en cada vez más coches de las carreteras belgas. Actualmente se contabilizan más de 14.600 vehículos propulsados por gas natural en Bélgica. Se espera que en los próximos meses y años esta cifra siga en considerable aumento. Para el año 2020, se calcula que el número de estaciones de GNC o gas natural comprimido en Bélgica aumente de 110 a 170 gasineras.

También en otros países de Europa, incluido España, el gas natural está avanzando rápidamente. Los países con planes de expansión más ambiciosos son: Alemania (+1,000), España (+300),  Italia (+300) y Francia (+250), entre otros.