El Parlamento Europeo ha adoptado formalmente la reforma de la Directiva sobre vehículos limpios (CVD) tras el acuerdo provisional con el Consejo Europeo del 11 de febrero. Así lo ha publicado recientemente Gasnam. Esta medida europea impulsará los vehículos de cero y bajas emisiones, fomentando el uso de éstos a nivel público, entre ellos los de gas natural.

Se han establecido unos objetivos mínimos en la compra de vehículos ligeros, camiones y autobuses de combustible verde para 2025 y cara a 2030. Los porcentajes marcados en la Directiva sobre Infraestructura de Combustibles Alternativos (DAFI) son:

  • Para 2030, los autobuses públicos tendrán que ser de tecnologías limpias al menos un 65% de ellos
  • La mitad de estos vehículos deberán ser de bajas emisiones, como los vehículos de gas natural y la otra mitad de emisiones cero.

Esta medida además hace posible que los Estados miembros con menor producto interior bruto formen parte de la transición energética a corto plazo debido al coste competitivo tanto de adquisición de esos vehículos como del combustible.

La mitad de estos objetivos deberán alcanzarse mediante la adquisición de autobuses con cero emisiones, lo que significa que en Alemania y Suecia, por ejemplo, casi una cuarta parte de los nuevos autobuses públicos deberían tener cero emisiones para el 2025. Rumania y otros verán un crecimiento más gradual: casi una quinta parte de los nuevos autobuses públicos deberían tener cero emisiones para el 2030.

“Durante las negociaciones, se reconocieron los beneficios del uso del gas natural como combustible de transporte para lograr los objetivos locales de calidad del aire”, comentó Andrea Gerini, secretario general de NGVA Europe. “Esto debería alentar a las ciudades y los municipios a incluir el gas natural como una solución rentable para renovar sus flotas. Los vehículos de gas natural contribuyen a mejorar la calidad del aire en las ciudades, especialmente reduciendo NO2 y PM. Además de esto, el gas renovable supone un aliado para la descarbonización del transporte”.

Los camiones de recolección de residuos y otros vehículos pesados ​​adquiridos por las autoridades públicas también deberán contar con combustibles más limpios: entre el 6% y el 10% de los camiones nuevos en 2025, y el 7% y el 15% en 2030, tendrán que ser bajas o cero emisiones

NGVA Europe actualmente pide a los Estados miembros de la Unión Europea que evalúen y coordinen las sinergias de esta decisión con las políticas existentes en cada país. Los planes nacionales son clave para poder garantizar que estos objetivos se cumplan, así como para acelerar la descarbonización mezclando el gas natural con el gas renovable.