Cada vez son más los sectores que se suman al GNL o gas natural licuado. Hace unos pocos días veíamos cómo en la feria de FITUR Balearia también se anunciaba que habrá un ferry propulsado por GNL. En el sector de los camiones esto lleva tiempo sucediendo, pero se espera que su crecimiento continúe. Aún hay mucho que hacer para aumentar el número de gasineras y camiones GNL en nuestro país, en Europa y en el mundo. El objetivo, además de la rentabilidad, es conseguir una solución en combustible más ecológica y sostenible en el tiempo. Todo ello para favorecer un recurso más sotenible, seguro y rentable.

¿Por qué el GNL es mejor para el Medio Ambiente?

El gas natural en estado líquido, es decir, el que se encuentra a -162 oC, no solo es un 25% más económico que el diésel y un 50% más rentable que la gasolina. Además, su composición es de metano en un 90%. En total, emite menos sustancias contaminantes:

  • 99% menos de partículas en suspensión
  • 85% menos de óxidos de nitrógeno
  • 20% menos de dióxido de carbono o CO2
  • 50% menos de ruido para el entorno

Además de ser más sostenible y de ofrecer una buena rentabilidad económica, el GNL o GNC tiene otra ventaja a considerar. Cada vez las ciudades grandes ponen más restricciones para el acceso de vehículos por contaminación. El caso del GNL, al ser menos perjudicial para el Medio Ambiente, es una excepción. Con ellos se consigue la etiqueta ECO. Así, una solución perfecta para aumentar las probabilidades de poder circular es apostar por alternativas como el gas natural licuado o bien los coches eléctricos.

Si con todo ello al mismo tiempo se reducen las emisiones de CO2 y otras sustancias contaminantes, aún mejor. Sin olvidar que se reduce el riesgo de accidentes para los conductores de camiones GNL y en general cualquier vehículo.