La empresa lituana de transporte Girteka Logistics ha realizado pruebas con camiones con GNL y aseguran haber comprobado que la reducción de las emisiones de CO2 del 85% es posible utilizando el combustible renovable Bio LNG en comparación con un vehículo diesel equivalente. Además, las partículas de óxido de nitrógeno (NOx) se reducen también hasta en un 95%.

La compañía cuenta con una flota de más de cinco mil camiones y este dato abre la puerta a que haga el salto a camiones propulsados por gas natural en sustitución de los carburantes convencionales que se habían venido utilizando. Sus pruebas sobre reducción de la huella ambiental las han llevado a cabo con camiones IVECO Stralis 460 NP LNG. En concreto, las han realizado en los países de la Benelux y en Francia, porque tienen las redes más desarrolladas de gasineras.

“Comenzamos nuestras primeras pruebas con camiones de GNL el año pasado. En aquel momento ya nos dimos cuenta de que los recorridos de larga distancia con camiones con GNL eran más eficientes y ecológicos. Verificamos tanto el consumo de combustible como la distancia que puede cubrir un camión con tanque completo. Los resultados mostraron que nuestros conductores lograron conducir 1500 km con un tanque de combustible lleno”

Declaraciones de Donatas Načajus, Director de Transporte de Girteka Logistics.

Es solo un caso más en la lista de empresas de transporte que han comenzado a probar por sí mismas los beneficios a nivel de rentabilidad y sostenibilidad de los transportes propulsados por GNL. Los camiones con GNL siguen aumentando en muchos países de Europa, a nivel mundial y en nuestro país. Con una red de 40 gasineras y 600 en toda Europa, el futuro es aún más de gas natural y menos de los combustibles basados en petróleo.