AIDAnova, el primer crucero propulsado por GNL a nivel mundial, propiedad de Costa Group, de Carnival Corporation, estuvo hace unos días haciendo bunkering en el puerto de Barcelona. Fue el buque Coral Methane el que le suministró gas natural de la terminal de regasificación de Huelva.

De hecho el puerto de Barcelona ha puesto en funcionamiento el Plan de Mejora de la Calidad del Aire para minimizar la huella ambiental. Además, está desarrollando proyectos piloto que demuestren y promuevan la viabilidad del GNL como combustible de movilidad. Esto lo está situando como uno de los principales hub de suministro de GNL del Mediterráneo.

Tal y como aseguran en una nota de prensa:

“El Puerto de Barcelona está apostando por este combustible más limpio, ya que reduce un 85% las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), comporta una sustancial reducción de las emisiones de CO2 y elimina por completo las partículas en suspensión y los óxidos de azufre. En consecuencia, el Puerto ya dispone de todas las infraestructuras y equipamientos necesarios para suministrar GNL a barcos y el viernes se realizó una operativa de bunkering de GNL desde gabarra al AIDAnova durante su estancia en el puerto”.

No es la primera vez que este crucero con combustible verde viene a España, ya que el crucero de 337 metros de eslora ha hecho bunkering ship-to-ship en Santa Cruz de Tenerife en diversas ocasiones los últimos meses. La industria de cruceros ha anunciado que pronto serán 13 más propulsados por GNL.

La ciudad condal pronto recibirá otro buque insignia de la empresa Costa Group propulsado por GNL, el crucero Costa Smeralda.