En un momento crucial como el actual, en que la ONU ha alertado sobre la grave situación por la temperatura elevada del Planeta, el uso de nuevos combustibles verdes es más importante que nunca. En el caso del gas natural, ya venimos tiempo diciendo de sus bondades para la sostenibilidad. Este pasado lunes en Madrid, en la jornada ‘G-Mobility’, organizada por IE University, Enagás y Gasnam, diversos expertos en el sector corroboraron la importante reducción de emisiones que supone el uso de gas natural para el transporte.

En concreto, las cifras están muy claras: un 30% menos de CO2 para el Planeta, noticias positivas para la lucha contra el cambio climático.

Además, los diversos especialistas que participaron en estas jornadas destacaron que el gas natural licuado o comprimido permite recortar casi al 100% las emisiones de óxidos de azufre, así como entre el 80% y el 90% las de óxidos de nitrógeno (NOx).

Julio Gómez-Pomar, presidente del IE Center for Transport Economics & Infraestructure Management, señaló que la concienciación social sobre la importancia de impulsar la movilidad sostenible “es un auténtico acelerador de la investigación y la innovación en fuentes alternativas a las energías tradicionales”.

Por su parte, el consejero delegado de Enagás, Marcelino Oreja, calificó como “fundamental” el papel del gas para descarbonizar la movilidad, sobre todo en lo que se refiere a camiones y demás transporte pesado, así como el transporte pesado marítimo.

Tal como también señaló la secretaria general de Gasnam, Eugenia Sillero, en los transportes pesados aún es más clave el papel del gas natural en completo a la electrificación del sector automovilísticos, ya que en estos casos es más difícil aplicar soluciones de electricidad.