Scania es uno de los fabricantes automovilísticos que más está respondiendo a la necesidad de hacer el giro a alternativas en combustibles. El gas natural es uno de los preferidos de Scania, que ya ha fabricado diversos camiones propulsados a base de GNL. La serie G de Scania, con su motor 410 CV es uno de sus buque insignia.

Una de sus grandes ventajas es la rentabilidad que ofrece frente a vehículos pesados similares propulsados por diésel. Asimismo, se trata de una alternativa más ecológica, con una importante reducción de emisiones de carbono.

¿Cómo es la experiencia de conducción?

Si bien puede dar la impresión de ser menos potente que un diésel, comparando dos camiones en igualdad de condiciones, el rendimiento es bueno. Uno de los aspectos que suelen destacar los conductores de camiones que han probado este modelo de Scania es su silencioso motor.

Por otra parte, las diferencias de velocidad que pueden encontrarse respecto a un diésel, se recuperan en el uso debido a la gran autonomía de estos vehículos, que requieren pocas paradas para repostar.

¿Cómo es el repostaje?

A la hora de reponer combustible, para poder hacer un llenado de un Scania G410 es preciso acercarse a una gasinera o estación de GNL. La experiencia de repostaje es más sencilla de lo que parece, con seguridad y el único reto es pasar por la curva de aprendizaje, además de que se requiere igualar las presiones en el depósito criogénico.

En resumen, se puede decir que el Scania G410 es un camión rentable, seguro y sostenible. Una gran solución a los problemas de contaminación y de gastos del transporte de larga distancia.

Hay que añadir que Scania cuenta con una gran cantidad de opciones y una gran variedad de configuraciones modulares para personalizar al máximo los camiones, incluido este modelo.