La cadena española de alimentación Alimerka ha anunciado que va a renovar su flota, incorporando 66 camiones con GNL, gas natural licuado, todos ellos de la marca Scania. El proyecto de renovación vehicular sostenible lleva dos años en marcha, y ha supuesto 12 millones de euros en inversión.

Esta nueva flota de Scania, además de tener una autonomía de 1.000 km para mejorar la rentabilidad del transporte de la compañía, también favorecerá el medio ambiente. Los camiones con GNL supondrán una emisión a la atmósfera de 2.640 toneladas anuales de CO2, un tercio menos en comparación con los antiguos modelos con combustible convencional. La última incorporación a la flota de GNL cuenta con el nuevo motor más potente de Scania de 13 litros y 410 CV, que permite servicios de distribución con un camión y un remolque.

Los camiones con GNL de la compañía recargan en dos depósitos de GNL en el centro logístico de la compañía en Lugo de Llanera, donde se encuentra su propio tanque. Gracias a los tanques de GNL gemelos, este camión tiene un alcance de hasta 1.600 kilómetros, según la ruta y el tipo de transporte. Desde su almacén central en Lugo de Llanera, cerca de Gijón, Alimerka distribuye productos a sus 173 supermercados en Asturias y en las regiones vecinas de Castilla y León y Galicia. En total, según fuentes de la empresa, su flota recorre más de 3 millones de kilómetros anuales, transportando hasta 12 toneladas de mercancías por camión.

Además de los camiones con GNL, Alimerka también tiene una flota de furgonetas propulsadas de forma eléctrica para repartos en ciudades, atendiendo actualmente más de 127.000 pedidos al año.